capses. Pere Formiguera capses. Pere Formiguera capses. Pere Formiguera capses. Pere Formiguera capses. Pere Formiguera capses. Pere Formiguera capses. Pere Formiguera capses. Pere Formiguera capses. Pere Formiguera capses. Pere Formiguera capses. Pere Formiguera capses. Pere Formiguera capses. Pere Formiguera capses. Pere Formiguera capses. Pere Formiguera

Capses (2006)

Pere Formiguera ha abierto la caja de Pandora. Se trata de rediseñar una nueva visión del bodegón contemporáneo. (…) El autor se lanza como despistadamente, como inocentemente, a buscar las huellas, los rastros del viajero de a pié a través de los objetos simbólicos de su cotidianidad. (…) Las imágenes de Pere Formiguera tienen la nariz puesta en la herencia de un Joseph Cornell y provocan las tres dimensiones. Pero estas máquinas diabólicas de hacer pensar contienen además, artilugios encontrados o reencontrados, creadores de verdad artística. Es aquí donde asoma Duchamp. Por lo tanto, la orografía de estas sinfonías canta a la muerte y a la vida al mismo tiempo y evidencia como el ser desgasta las formas. Unos bodegones que trabajan la materia supuestamente inerte mientras la hacen viva porque la reivindican en el presente.


Ricard Planas

Fragmentos del texto del catálogo de la exposición